?

Log in

Escribir, o no escribir, ésa es la cuestión

Leer, esa cosa tan maravillosa

enaira_utakon

gray

Leer, esa cosa tan maravillosa

Previous Entry Share Next Entry
gray

Leer. Qué cosa tan curiosa. Miles de años han pasado y leer sigue siendo lo mismo: descifrar unos símbolos para obtener esa preciada información que esconden. Cuando somos pequeños leemos “letra por letra”, que con el crecimiento intelectual pasa a “palabra por palabra” y luego leemos “de sintagma en sintagma”. He oído que se puede leer de línea en línea. Para mí, y para mucha otra gente, es algo imposible. Dicen que hoy en día, con esto de las nuevas tecnologías, la forma de leer ha cambiado mucho. Es cierto que los formatos en los que leemos ya no son los mismos, pero la lectura no cambia.

Cuando compro un libro, yo lo miro a la cara. Le miro fijamente a esa portada que tiene, como desafiándolo. “Como no seas tan bueno como prometes, te vas a pudrir en mis baldas” le digo. Porque con lo que cuesta un libro, cualquiera se puede permitir que le salga rana. En éso las nuevas tecnologías nos han ayudado mucho. Si quieres leer un libro, buscas en internet y lo encuentras. Te lo descargas, te lo lees y lo disfrutas en tu ordenador, en tu iPod, en tu eBook, o en el soporte que tengas. Algunos autores nos ofrecen sus obras gratuitamente en sus webs, y luego nos dan la opción de hacer una donación.

Pero ésto es solo una cuestión de forma. Yo cuando leo, hago lo mismo que hacía cuando tenía siete años y empezaba a devorar libros (no muy extensos que digamos, pero libros al fin y al cabo): cojo un texto, miro el titulo, los dibujos (si tiene) y comienzo la lectura. Después de tantos años (bueno, diez) sigo encontrando algunos textos que me hacen pensar: “¿Pero este tío para qué se molesta en perder el tiempo así? ¿Acaso no ve que no tiene ningún tipo de talento?”.

Yo me imagino a un egipcio mirando un pergamino (el último pergamino de Nakhtdjehuty, en su bijbliotehk más cercana) y pensando “¿Pero este tío no ve que no tiene ningún tipo de talento?”. Que sonaría más o menos... No se cómo sonaría. Lo siento, pero no se egipcio antiguo.

Es que las cosas no han cambiado tanto. Bueno, un aspecto sí que ha cambiado: hoy la mayoría de la población sabe leer. Antes era algo de ricos y de curas. Y antes no se daban tanta patadas a ese pobre marginado que llamamos diccionario. Hace unos cuantos siglos tú, privilegiado e intelectual, cogías un libro y pensabas “Rayos y retruécanos, que gran razón lleva Don Indalecio Pedro de la Concepción María de Todos los Santos”. Hoy en día lees un texto y dices: “Este capullo se ha dejado tres tildes y además a puesto detrás mío”. Porque otras cosas no se harán, pero patadas a la lengua, a millares.

Por eso, yo he llegado a una conclusión: la lectura continúa y prevalece, pero somos los lectores los que cambiamos y evolucionamos. Las formas de escribir, las técnicas cambian, pero no lo hace la acción en sí.

Powered by LiveJournal.com